Volver a página inicial.

Valencia

 

 

 Valencia: Ciudad de las Ciencias.

 
 La Albufera.

  Valencia es una provincia llena de contrastes, desde las playas del Mediterráneo a su interior montañoso, lindando con Teruel al Oeste y con Castilla-La Mancha al S.O., cargada de Historia árabe, judía y cristiana, señorío de El Cid, recuperada por Jaime I 'el Conquistador', patria de Luis de Santángel, que cofinanció los viajes de Colón, etc.

  Al Sur de la capital tenemos el gran lago interior de agua dulce La Albufera, comunicada con el mar por medio de esclusas en las que se instalan redes para pescar anguilas y otros ejemplares propios de este habitat. Las barracas, casas de labor típicas de esta región, están presentes en este preciado paisaje.

 La Albufera, además de ser uno de los emblemas de Valencia, contiene la mayor plantación de arroz de la región valenciana. Entre este lago y el Mediterráneo tenemos la zona de El Saler, espacio natural protegido con dunas y su fauna autóctona.

 A su alrededor, numerosas poblaciones ofrecen una gastronomía muy especializada en diferentes arroces, así como pescados tanto de agua dulce como del mar.

 La Albufera de noche.
 Monasterio del Puig de Santa María.

  La provincia está llena de lugares de interés: El Monasterio del Puig que acoge el Museo de la Imprenta y de la Obra Gráfica, la ciudad romana de Sagunto, que ya en tiempos romanos suministraba vino al Imperio y el cercano e industrial Puerto de Sagunto, Cullera donde desemboca el río Júcar tras un largo camino desde la serranía de Cuenca por la Mancha albaceteña, Cheste con su circuito de velocidad, Xàtiva la antigua Setabis de origen romano con castillo medieval, Ayora con la segunda cooperativa apícola de Europa, Alzira capital de la naranja, Gandía con sus playas y tradición pescadora de marisco, el Rincón de Ademuz como una isla valenciana en la provincia de Teruel, donde el río Turia aún se llama Guadalaviar o Blanco, y el contraste de tierras frías, anteriormente pertenecientes a Cuenca, como Requena, Utiel, etc. de gran tradición de industria chacinera.

 

 Valencia capital está en continua transformación, acumulando instalaciones actuales y recuperando testimonios de su pasado. Su Ciudad de las Ciencias es de visita imprescindible. Sus muchos museos: IVAM de Arte Moderno, Museo Nacional de Cerámica, Museo de Bellas Artes, De Ciencias Naturales, Fallero, Museo del Patriarca, Casa-Museo José Benlliure, etc. ofrecen una amplia variedad de exposiciones. Las monumentales puertas que quedan en pie de sus antiguas murallas: la de Serranos y la de Quart, son monumentos restaurados y mantenidos, emblemáticos de la ciudad. El río Turia riega los alrededores de Valencia y desemboca junto al puerto. Las playas cercanas son lugar de expansión durante gran parte del año, con una gran oferta gastronómica en paellas y otros muchos platos basados en el abundante arroz.

 Torres de Serranos.

  La Catedral, con su impresionante puerta gótica de Los Apóstoles en el crucero Norte, la puerta occidental barroca, la puerta Sur de estilo románico, su campanario exento, llamado 'El Miguelete', la capilla que custodia el Santo Cáliz ( el Grial procedente de Aragón) y los diferentes estilos arquitectónicos de su construcción, son una verdadera joya para los amantes del arte.

  Junto a la Catedral, la Basílica de Ntra Sra de los Desamparados, de estilo barroco, encierra la imagen de la Virgen de mayor fervor para el pueblo valenciano, su querida 'cheperudeta', que preside muchas de las celebraciones de esta ciudad.



 Mercado de Colón.

  Valencia es un crisol de estilos arquitectónicos entre los que destacar los ejemplos de modernismo como la estación del Norte, el Mercado Central o el de Colón.

 También hay casas emblemáticas como la casa del dragón, con imágenes esotéricas, que suponemos que serán curiosas para los hermetistas.

 Mercado Central.

 La Lonja.

  El edificio medieval de la Lonja de la Seda es uno de los muy pocos ejemplos de arquitectura gótica civil que existen en España. Es impresionante su interior con columnas en hélice.

  Dentro de la modernidad creciente de esta ciudad, podemos citar los jardines creados en el antiguo cauce del río Turia, la construcción de nuevas amplias avenidas y el Palau de la Música, donde se dan cita casi permanentemente orquestas e intérpretes de toda clase de géneros musicales, con una acústica extraordinaria, y enclavado junto a los mencionados jardines, rodeado de fuentes y en un entorno muy agradable.

 Las Fallas son, sin duda alguna, la expresión más característica del carácter extrovertido de los valencianos. Sus espectáculos visuales de luz, fuegos artificiales y reales, manejo de la pólvora y la vestimenta propia de estas celebraciones, son toda una puesta en escena de colorido, vivacidad y vibraciones a la que cada 19 de marzo se entrega el pueblo de esta comarca para quemar el último día todos los monumentos construidos durante un año y que presentan críticas y caricaturas en obras de grandes dimensiones que sucumben al fuego, como recuerdo de la ancestral celebración de la exaltación del equinoccio de primavera.



 Turismo España.   Arriba.

Sugerencias o consultas:

 Casa rural en Béjar (Salamanca).