Volver a página inicial.

Castellón

 

 

 Comarcas de Castellón.

  La provincia de Castellón, compuesta por las tierras bañadas por el Mediterráneo a lo largo de 120 kilómetros de costa y por un muy variado  paisaje de interior, es posiblemente una de las provincias con mayor variedad de entornos. La Costa de Azahar, limitando al Norte con Cataluña, las tierras del Maestrazgo y el Alto Palancia hacia el interior, con pinares y montes, La Plana, etc. son comarcas que conforman esta provincia de Castellón, con toda la variedad imaginable de paisajes, costumbres y gastronomía que le imprimen carácter.

  Poblaciones como Vinaroz, Benicarló, Peñíscola, Oropesa del Mar, Benicassim, Almazora, Burriana, Ares del Maestre, San Mateo, Morella, Segorbe, Onda, Alcora, Nules o Almenara, son ejemplos de Historia y desarrollo.

  Las Islas Columbretes, frente a Castellón capital, son cuatro grupos de islotes de origen volcánico que aparecen a los ojos de los visitantes como barcas varadas en el mar Mediterráneo.+

  La industria cerámica, junto a la naranja, son los motores económicos actuales.

  La ciudad de Castellón de la Plana, capital de la provincia, está en el meridiano 0º de Greenwich, su población supera los 150.000 habitantes y es el puerto comercial de la región. El Grao de Castellón, a escasos kilómetros de la ciudad, tiene una gran actividad comercial y de pesca.

  Entre los monumentos a destacar, la concatedral de Santa María (la catedral está en Segorbe), en pleno centro de la ciudad, resalta por la originalidad de su campanario, el Fadrí (el "soltero"), campanario octogonal exento, muy apartado del templo (de ahí su sobrenombre). Además, la Basílica de la Mare de Déu del Lledó es lugar de peregrinación popular.

  El Parque Ribalta, de trazado triangular, la plaza de La Farola (de La Independencia) en la que se levantan varios edificios modernistas. En las afueras de la ciudad está la ermita de La Magdalena, excavada en roca en un paraje de origen Neolítico. La Lonja, las Murallas Carlistas, la ermita de San Francesc de la Font, con pinturas al fresco, etc. son ejemplos de lugares a visitar durante nuestra estancia en esta ciudad.

 Concatedral de Castellón.
 Langostinos de Vinaroz.

  Vinaroz, con sus playas, calas y pequeños acantilados, es la delicia de los aficionados a los deportes marinos. Restos árabes dan constancia de su pasado histórico. Las playas son de aguas transparentes, de arenas limpias y que, hacia el Sur se unen a las correspondientes a Benicarló.

  De su gastronomía destacamos el langostino de la zona como el manjar más conocido, sin olvidar las cigalas, los mejillones, las ostras y los dátiles de mar, que llegan diariamente al puerto de Vinaroz. La fideuá, el arroz a banda, con diferentes pescados o el suquet de peix (plato caldoso de pescado) son buenos ejemplos de la variedad de platos basados en los productos del mar.

 

  Peñíscola, con sus aguas azules y sus playas de arena limpia, cargada de Historia, destaca en la distancia por la mole de su Castillo-fortaleza templario, construido sobre una alcazaba árabe y que ocupó Benedicto XIII, el Papa Luna, es una de las tres sedes pontificias del mundo (junto al Vaticano y el palacio de Avignon).

  Peñíscola es Conjunto Histórico-Artístico desde 1972.

  Su casco antiguo, con casas mantenidas con su arquitectura original es digno de un tranquilo paseo, admirando la artesanía que se vende por las antiguas calles, hasta alcanzar las playas, donde aparecen las construcciones modernas y os amplios paseos.

 Peñíscola desde el mar.



 Morella.

  Morella tiene muchas razones para ser visitada. Todas las civilizaciones: desde iberos, celtas, griegos, romanos, cartagineses y árabes dejaron huella de su paso por la capital de  Els Ports. La ciudad se erigió alrededor de su castillo y cerrada por una recia muralla. Su privilegiado enclave, sus calles porticadas, sus casas solariegas, sus rincones y un rico patrimonio cultural, entre lo que hay que mencionar la gastronomía basada en la trufa, son algunos de los motivos por lo que fue declarada Conjunto Histórico Artístico. También los dinosaurios dejaron huella de su paso.

  Pinturas rupestres, el castillo, su medieval Iglesia de Santa María y el convento de San Francisco, son ejemplos de la riqueza cultural de esta población.

  Ares del Maestre, construida sobre una roca, es la segunda población más elevada de la Comunidad Valenciana (1.195 m). Con pinturas prehistóricas de escenas de caza en la Cova Remigia, declaradas Patrimonio de la Humanidad, destaca la importancia de su patrimonio cultural, junto a su castillo árabe, la iglesia y su Lonja con pórticos apuntados. Una cueva en la propia roca, atraviesa por debajo la población de Este a Oeste. En los alrededores, un conjunto de cinco molinos de los siglos XVII y XVIII son una obra singular de ingeniería hidráulica.

  La gastronomía está basada en productos propios de la zona: cecina, quesos, perdiz, ternasco, garbanzos, así como los almendrados.

 Ares del Maestre.

 Acueducto de Segorbe.

  Segorbe, sede episcopal de la provincia de Castellón, posee muchos atractivos culturales, históricos y turísticos que la hacen muy digna de ser visitada. Su casco antiguo se remonta a la época medieval y está señalizado para su recorrido, el río Palancia, el parque natural de la Sierra Calderona, la Sierra de Espadán, la fuente de los 50 caños (uno por cada provincia española), las lagunas del Portillo, la cercana población de Altura, con su Cueva Santa, etc. Artesanía como la alfarería, la cerámica y los conocidos bastones de madera tallada, construidos a mano tradicionalmente.

  A destacar de su gastronomía sus ollas, pucheros, arroces y, sobre todo los embutidos artesanos.

  Benicassim, con sus playas de fina arena y su cercanía a Castellón, es destino turístico desde hace más de 100 años. El Desierto de las Palmas, donde los PP Carmelitas elaboran un famoso licor, sus festivales de música, su gastronomía en la que destacar las naranjas, la uva moscatel, los salmonetes y los dátiles de mar, etc. presenta una amplia oferta para el visitante.

  El parque natural del Desierto de las Palmas, con todas sus fuentes, y una gran variedad de plantas aromáticas y especies arbóreas, es un verdadero pulmón donde encontrar paz y reposo.

 Desierto de las Palmas.

 Iglesia arciprestal de Burriana.

  Burriana, la antigua árabe "Medina al-Hadhra" (ciudad verde), fue la población más importante al Norte de Valencia y muy disputada en la reconquista, así como en las guerras carlistas. Atravesada por el río Anna, tiene unas buenas playas, un buen Club Náutico y una Escuela de Vela.

  El yacimiento fenicio de Vinarratgell da idea de la antigüedad de esta población, que se considera de origen ibero.

  La iglesia arciprestal de San Salvador, el museo de la naranja, la ermita de la Virgen de la Misericordia que, según la leyenda fue hallada dentro de una campana sumergida en el río, son lugares a visitar en esta población.

  El arroz “marjalero”, el “empedrao”, el “suquet de peix”, arroz a banda, fideuà y los famossos Rollets de Sant Blai forman parte de la amplia oferta gastronómica de Burriana.



 Volver a página inicial.

Sugerencias o consultas:

 Casa rural en Béjar (Salamanca).